EL ORGULLO DE QUIENES NO PUEDEN EDIFICAR ES DESTRUIR
Alexandre Dumas